Ideas para superar la crisis: medidas fiscales rápidas

18 marzo 2009 at 11:22 Deja un comentario

En un artículo anterior expliqué que el problema esencial de la economía española es el endeudamiento excesivo de familias y empresas. El gobierno está agravando el problema endudándose él mismo de forma acelerada. Con sólo pensar un poco, cualquiera advertiría que si el problema es de endeudamiento, la solución pasa por aumentar el ahorro. Para entender la necesidad de las medidas que propongo más abajo no debe perderse de vista que el precio de no tomarlas (éstas y otras) es llegar a una situación de emergencia nacional, con 5,5 millones de parados y 25% de tasa de desempleo.

En términos macroeconómicos, un aumento del ahorro puede lograrse incrementando la oferta, es decir, la producción, más deprisa que el consumo. En otras palabras, el PIB debe crecer más rápido que el consumo público y el consumo privado.

La parte correspondiente al consumo público sería la más fácil, si el gobierno entendiera el problema. El Estado central (excluyendo la seguridad social) tiene un gasto previsto para 2009 de 226.169 millones de euros. En aras de la austeridad, yo sugiero:

1. Eliminar todos los gastos relativos al proyecto de la Alianza de Civilizaciones;
2. Elminiar el “cheque bebé” (costó 1.300 millones de 2008; explicaré próximamente una propuesta menos demagógica y más útil) y la renta de emancipación;
3. Reducir la estructura del Gobierno, suprimiendo los ministerios de Vivienda, Igualdad y Cultura;
4. Congelar las remuneraciones públicas por dos años (un esfuerzo mínimo, teniendo en cuenta que los funcionarios no corren el riesgo de quedar desempleados), así como el número de empleados del Estado (toda nueva contratación debería compensarse con una baja en otro departamento estatal);
5. Detener el Fondo de Inversión Local del Plan E;
6. Reducir al menos un 50% los gastos de publicidad gubernamental.

Hay muchas más cosas que podrían hacerse, pero me limito a las que pueden hacerse de forma rápida. El recorte de gasto público debería ser de no menos de 10.000 millones de euros (menos del 4,5% del gasto presupuestado, lo que no parece difícil de conseguir de haber voluntad de hacerlo). No debe perderse de vista que los gastos que propongo recortar van a pagarse en su totalidad con nueva deuda pública. En definitiva, lo que propongo es evitar que el Estado se siga endeudando.

En cuanto a la producción y el consumo privado, el gobierno podría hacer cambios tributarios que los incentiven adecuadamente. Concretamente, eso significa reducir el Impuesto de Sociedades y ampliar el IVA. Lo que propongo simplemente es:

1. Eliminar la práctica totalidad de las exenciones del IVA que se enumeran en el artículo 20 de la Ley 37/1992 de ese impuesto, haciéndolas tributar al tipo reducido del 4% o del 7%.
2. Que con la recaudación adicional que surja de la eliminación de las exenciones se rebaje el tipo del Impuesto de Sociedades.

La eliminación de las exenciones no sólo permitiría reducir la evasión sino que también removería muchas injusticias. Por ejemplo, ¿por qué el pan común, los huevos o  las prótesis para minusválidos pagan 4% de IVA pero los cursos de Inglés, los cursos de postgrado y la atención psicológica y odontológica están exentos? Según a cuánto ascienda la recaudación adicional por la eliminación de exenciones, hasta podría reducirse el tipo general de 16% a 15%.

La reducción del tipo del Impuesto de Sociedades, que idealmente no debería ser inferior a los 5 puntos porcentuales, incrementaría automáticamente la rentabilidad de las empresas, con tres ventajas principales: 1. se ayudaría a evitar nuevas quiebras; 2. sería menos necesario el despido de personal; 3. se estimularían nuevas inversiones.

Téngase en cuenta que, como puede comprobarse en la web de la Agencia Tributaria (www.aeat.es), la recaudación del Impuesto de Sociedades ya está cayendo a un ritmo del 40% anual, pero el IVA está cayendo 12% (al margen de esto, es bueno recordar que la recaudación del IVA viene cayendo desde septiembre de 2007, cuando el gobierno no sólo negaba la existencia de cualquier problema económico sino que prometía el pleno empleo).

Un efecto colateral de los cambios que sugiero es que transmitirían la señal de que el Gobierno está preocupado por el déficit presupuestario, lo que sería un primer paso para recuperar la calificación de riesgo “AAA” (la de máxima solvencia) y con ello disminuir el diferencial de tipo de interés que el mercado cobra a España y sus empresas por encima de sus pares de Alemania y Francia.

Ser austero, aunque tenga menos “sex appeal” que construir glorietas y boleras en todo el país, es una forma eficiente de preservar empleos y hacer de la española una economía más competitiva.

Anuncios

Entry filed under: Economía, España, Propuestas. Tags: , , , , .

Derechos, “nuevos derechos” y demagogia Sr. Solbes, explíqueme por favor, que no entiendo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


marzo 2009
L M X J V S D
« Feb   Abr »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  

Sígue a Mi Estrado en Twitter

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 32.120 seguidores

Feeds

Archivos


A %d blogueros les gusta esto: