Alfonsín: la congoja no puede llevar a falsear la historia

1 abril 2009 at 9:59 4 comentarios

La muerte de Raúl Alfonsín provoca el mismo dolor que el fallecimiento de una persona de bien. En su caso incluso más, por las altas responsabilidades que le tocó desempeñar. Sin embargo, el reconocimiento de sus buenas intenciones y el pesar de este momento no pueden llevar a falsear la historia. Estoy leyendo declaraciones y artículos que se refieren a Alfonsín como “el mejor presidente de la democracia”, un “héroe”, el “padre de la democracia” y otras expresiones similares que entiendo más como consecuencia de la emoción que como fruto de una reflexión serena.

Lo que sigue no será grato a los incondicionales de Alfonsín. Admito que el momento no es el ideal, pero entiéndase que difícilmente habrá otro mejor para clarificar algunas cosas fundamentales. Estoy pensando principalmente en aquellos nacidos desde 1980 en adelante, quienes no recuerdan la presidencia de Alfonsín como algo “vivido” sino como un hecho histórico. Flaco favor haríamos a esos jóvenes si adulteráramos nuestra historia.

1. La recuperación de la democracia en Argentina en 1983 se debió esencialmente a la derrota militar en las Malvinas. Sin esa derrota, la lucha loable de los que enfrentaron la dictadura no hubiera dado frutos.

2. Es cierto es Alfonsín asumió la presidencia en un momento crítico. Pero cuando él se fue, dejó una situación caótica, mucho peor que la recibida. Equivocadamente creía que la sola puesta en marcha de las instituciones democráticas iba a implicar la normalización de la economía y la solución de casi todos los problemas (“con la democracia se come, se cura y se educa”, decía en la campaña electoral).

3. La gestión de la economía durante su gobierno no pudo ser peor. La inflación fue, en promedio, de 488% anual, provocando un enorme empobrecimiento. La hiperinflación (114% de inflación en junio de 1989 y 196% un mes después) fue la consecuencia final de una política económica de diagnóstico equivocado y mal implementada, que llevó al país a vivir escenas hasta entonces inéditas, saqueos a supermercados, agitación social, etc.

4. Alfonsín entregó el Canal de Beagle y una docena de islas al sur de Tierra del Fuego al dictador chileno Pinochet, violando el principio bioceánico que en su momento había acordado Julio A. Roca y dejando sin resolver una veintena de conflictos limítrofes con Chile, que sólo serían resueltos 15 años más tarde durante la gestión de Carlos Menem.

5. Es verdad que la oposición sindical fue salvaje, con la realización de 13 huelgas generales. No obstante, el gobierno de Alfonsín no se caracterizó por ser ejemplar en lo que a formas democráticas se refiere. Mantuvo bajo la administración estatal tres canales de TV, lo que hacía casi imposible el debate abierto y la crítica. Cuando, por ejemplo, el programa “Tiempo Nuevo” de Bernardo Neustadt persistió en la crítica, fue levantado.

6. Alfonsín no comprendió el mundo en que le tocó administrar el país. No fue capaz de entablar diálogo alguno con el Reino Unido (durante su gobierno los argentinos no podían ingresar a ese país), ni de entenderse con EE.UU.. Sí en cambio fue un partícipe activo entre los “no alineados”, política exterior que apenas sirvió para la gloria personal (y breve) del entonces canciller Caputo que se dio el gusto de presidir la Asamblea de las Naciones Unidas.

7. Alfonsín no fue capaz de terminar el mandato de seis años para el que fue elegido. Él mismo fue el principal responsable, por haber convocado las elecciones siete meses antes de que expirara su mandato, con la esperanza de que se votara antes de que la economía empeorara aún más.

8. Como líder radical colaboró mediante el Pacto de Olivos en la reforma de la Constitución Nacional. El motivo principal fue que prefería “4 años más de Menem que 6 de Duhalde” (sic). Nunca ejerció presión alguna para que se cumpliera la cláusula transitoria, aún incumplida, que dice que para 1996 debía haber un nuevo sistema de coparticipación federal de impuestos.

9. En 2001 fue elegido senador por la provincia de Buenos Aires con menos del 20% de los votos, lo que desmiente que haya sido un líder excesivamente popular y reconocido.

10. La crítica implacable de Alfonsín al gobierno de su compañero de partido De la Rúa fue un elemento necesario en la caída de éste. Paradójicamente, Duhalde, el mismo cuyo eventual gobierno de 6 años quiso evitar ayudando a reformar la Constitución, fue su aliado en esa época.

No creo que haga falta continuar, aunque podría. Es cierto que se apuntó algún éxito (la ley de divorcio fue tal vez el mayor acierto de su gestión), pero también hubo cuestiones relevantes, como el tema militar, que no pudo resolver, e iniciativas faraónicas, como el traslado de la capital federal, inútiles y costosas.

Alfonsín, una buena persona, con nobles ideales, a quien le tocó actuar en tiempos difíciles. Pero de ningún modo un héroe, ni un gestor eficaz, ni un paladín intachable de la democracia. Por respeto a su memoria y a la verdad, lo mejor que podemos hacer es recordarlo tal cual fue, con sus aciertos y sus muchos errores.

Anuncios

Entry filed under: Argentina, Política. Tags: , .

Zapatero: nueva apología del voluntarismo Ideas para superar la crisis III: es posible crear miles de empleos de forma rápida y sin coste fiscal

4 comentarios Add your own

  • 1. Javier  |  1 abril 2009 en 16:05

    Mira no nos vamos a poner de acuerdo, y menos en 4 o 5 lineas
    pero creo que sos extremadamente parcial. Respecto al Beagle
    reitero, faltas a la verdad, se firmo un tratado de Paz al cual
    adirieron todos los partidos politicos, creo que la UCD y el PC
    fueron los unicos opositores y ademas se le consulto a la
    poblacion y el 80% lo aprobo(obvio la constitucion no la contemplaba en ese entonces
    por eso era no vinculante). Y ademas antes de eso fue el unico
    que mas alla que la causa de Malvinas fuera una causa legitima
    se opuso a la guerra. Ademas no contextualizas, porque hacer
    muchas de las cosas que hizo el, en el momento quelas hizo, significaba
    tenerlos bien puestos, cosa que dudo que muchos politicos de hoy aun
    con los militares ya debilitados no se atreverian hacer, como fue la
    creacion de la conadep y posteriormente el
    juicio a las juntas a pesar del pacto amnistia que habian arreglado los milicos
    con los sindicatosy el justicialismo , y ni hablar que antes en en pleno proceso
    integraba la APDH. Ademas en su gestion, le devolvio la autonomia a
    las universidades que estaban intervenidas desde la epoca de Ongania, creo
    el Plan Nacional de Alfabetizacion (PNA), la Patria potestad compartida,
    el divorcio vincular(te acordas la marchas que le hacian en contra), fundo
    el mercosur entre otras iniciativas para latinoamerica, intento la reforma sindical
    y eso le costo que el sindicalismo lo boicoteara durante todo su gobierno, impulso
    proyectos de creacion de economias mixtas en las empresas estatales y no lo dejaron
    los mismos que años despues le pusieron bandera de remate a las mismas.
    Yo no soy radical, la hiper y los saqueos los vivi, y no me olvido, porque tengo muy
    buena memoria, pero tambien me acuerdo lo bueno y eso me parece que es lo que te falta.
    Saludos.

  • 2. Santiago Lerena  |  1 abril 2009 en 14:36

    Alfonsín, un runfla clásico del radicalismo, siempre presto a la mediania y la agachada, arrasó la economia y la paz social convirtiendo al pais en un caos; con justa razón, salió de la rosada huyendo. Hoy, por muerto, resulta que es un procer.
    Espero que aunque sea una docena de los payasos que están loando en “La Nación” lea tu artículo y se enteren -porque es obvio que vivían en una botella- de quien era realmente este procer de telgopor.
    Saludos.

  • 3. miestrado  |  1 abril 2009 en 13:40

    Javier, lo de la consulta no vinculante por el Beagle no lo mencioné por piedad. ¿Sabes por qué era “no vinculante”? Porque era inconstitucional. Por favor, enumera 2 o 3 aciertos. Gracias por tu comentario!

  • 4. Javier  |  1 abril 2009 en 12:02

    Señor Diego Tolosa, usted falta a la verdad,Alfonsin fue un ser un humano con aciertos y errores, pero usted se dedico a hablar de los errores y a falsearlos, como por ejemplo lo del canal del Beagle, porque si bien no era vinculante, se sometio a una consulta popular. Asi como eso, hay otros puntos en los que usted falta a la verdad u omite decir. Asi que le recomiendo que haga memoria, lea y discuta con sus pares y luego reflexione. La congoja no puede falsear la historia, y el resentimiento, el odio y la ignorancia tampoco.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


abril 2009
L M X J V S D
« Mar   May »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  

Sígue a Mi Estrado en Twitter

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 32.120 seguidores

Feeds

Archivos


A %d blogueros les gusta esto: