La ministra Corredor propone más alcohol para superar la resaca

29 abril 2009 at 9:46 Deja un comentario

El sector de la Construcción, que entre 1995 y 1999 representó un promedio de 9,5% del Producto Interior Bruto (PIB) español, comenzó a partir de ahí a crecer más deprisa que el resto de la economía. Principalmente, eso fue consecuencia de la bajada de los tipos de interés que promovió el ingreso de España al euro, así como la crisis de las bolsas de 2000-2002, que hizo que muchos prefirieran invertir en “ladrillos”. El hecho es que en 2004 la Construcción ya equivalía al 14% del PIB, y llegó a más del 17% en 2007. Téngase en cuenta que esto no incluye la actividad de sectores íntimamente ligados a la Construcción, como las inmobiliarias, por lo que en la práctica el espacio ocupado en la economía era aún mayor.

Realizar una simple comparación con otros países europeos en base a los datos de Eurostat es suficiente para advertir que el peso que adquirió la Construcción en la economía española era insostenible. Hasta 1999, este sector ya tenía en nuestro país una relevancia algo mayor, aunque dentro de márgenes “razonables”. Por ejemplo, el 9,5% de España antes aludido era similar a lo que exhibían Portugal y República Checa, y no difería demasiado de lo que mostraban Alemania, Austria, Dinamarca, Holanda y Polonia (todos con una media de entre 7% y 8,5%). Es cierto que la diferencia respecto de Reino Unido, Italia o Francia (todos con un promedio inferior al 7% del PIB) resultaba más apreciable pero, insisto, aún podría considerarse aceptable.

Desde 2000 en adelante, la Construcción en España crece a un ritmo vertiginoso, con una dinámica que no tiene correlato en ningún otro país europeo. Entre 1999 y 2007, este sector de actividad incrementa su participación en el PIB 7,2 puntos porcentuales (p.p.), para llegar a 17,2%. Ni siquiera en Bulgaria, con el “boom” ligado al ingreso a la UE, la expansión de la Construcción hace sombra a la que se registró en España: el aumento fue de 4 p.p. hasta 9,8% del PIB. La diferencia con el resto de países se disparó, ya que en todos ellos la Construcción tenía en 2007 una participación en la economía inferior a la que alcanzaba en Bulgaria.

Una mirada objetiva a estos datos conduce irremediablemente a la conclusión de que el protagonismo que alcanzó la Construcción en la economía española fue excesivo. Tal exceso está siendo corregido violentamente por imposición de la realidad, ya que el gobierno no previó la forma de remediarlo de forma menos traumática (por el contrario, el aumento del gasto público exacerbó el desequilibrio acumulado). Si consideramos todos los problemas que está acarreando ese violento ajuste (morosidad que menoscaba la solvencia del sector financiero, desocupación, etc.), lo sensato sería pensar el modo de que no vuelva a producirse un desequilibrio semejante.

Increíblemente, en cambio, la ministra de Vivienda, Beatriz Corredor, acaba de decir que “la construcción debe volver a ser el motor de la economía española”. Es decir que, no conforme con no haber intentado evitar la crisis originada en la exageración constructora, el Gobierno piensa que la mejor solución es persistir en el error, lo que nos llevaría a un drama aún mayor que el actual.

Entiendo que, hablando ante una asamblea de empresarios vinculados a este sector, la ministra haya querido presentarse con un discurso grato para sus oyentes. Sin embargo, lo que ha hecho es similar a expresar en una asamblea de Alcohólicos Anónimos su deseo de que vuelvan a beber. La verdad es que los “días de oro” de la Construcción son parte del pasado, y no volverán en muchos años, si es que regresan alguna vez, por lo que quienes quieran construir tanto como antes, deberán hacerlo en otros países. En cuanto a los dichos de la ministra, me ratifica en mi idea del grave error de diagnóstico que está cometiendo el gobierno, por lo que no cabe esperar más que una profundización del deterioro de la economía, con más paro, déficit y deuda.

Anuncios

Entry filed under: Economía, España. Tags: , , , , , .

Una duda despejada: la ministra Salgado no cambiará el rumbo de la economía Ni “flexibilizar”, ni “abaratar el despido”. Sólo se trata de tener una legislación laboral realista

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


abril 2009
L M X J V S D
« Mar   May »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  

Sígue a Mi Estrado en Twitter

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 32.120 seguidores

Feeds

Archivos


A %d blogueros les gusta esto: