Los inmigrantes no están desplazando a los españoles de sus puestos de trabajo

2 febrero 2010 at 16:49 1 comentario

La crisisha extendido la pregunta acerca de si la mano de obra inmigrante está reemplazando en sus puestos de trabajo a ocupados españoles. Al haber muchas más personas dispuestas a trabajar que puestos de trabajo disponibles, los inmigrantes podrían estar haciendo valer más que en el pasado la mayor inclinación que se les atribuye para aceptar remuneraciones más bajas.

La cuestión puede abordarse desde distintos ángulos. Por simplicidad, hemos preferido hacerlo para el total de España con datos de la Encuesta de Población Activa (EPA, elaborada por el INE) del tercer trimestre de 2009, comparándolos con los datos de un año antes.

Dentro del colectivo de inmigrantes, hemos tenido en cuenta cuatro grupos: a) aquellos procedentes de otros países de la UE; ii) personas originarias de Latinoamérica; iii) inmigrantes de países europeos no comunitarios (Turquía, Ucrania, Rusia, etc.) y iv) personas procedentes del resto del Mundo, conjunto dentro del cual destacan los marroquíes.

La variación interanual del total de ocupados españoles e inmigrantes no permite sostener la hipótesis de un reemplazo en los puestos de trabajo de aquellos por estos últimos. El número total de ocupados tuvo un descenso de 7,3% (equivalente a los ya mencionados 1.476.000 empleos), variación que se descompone en un 6,9% para los españoles (1.183.000 ocupaciones) y 9,3% para los extranjeros (293.000 plazas).

Es decir que, mientras los inmigrantes ocupan casi 1 de cada 7 puestos de trabajo, han dado cuenta de 1 de cada 5 empleos perdidos en los doce meses a septiembre. El hecho de que el colectivo de inmigrantes sufra una mayor contracción en el número de personas con empleo desmiente la idea de que estén reemplazando, de forma general, a los españoles en sus empleos.

Cuando se desglosa la información anterior por sexo, la conclusión se mantiene. En ambos casos, el número de inmigrantes ocupados cayó más que el correspondiente a españoles, manteniendo su participación del 20% en los empleos perdidos.

Sí, en cambio, se encuentra un primer matiz al observar la variación interanual en el número de ocupados de los distintos grupos de inmigrantes. Los extranjeros que provienen de otros países de la UE son los que han sufrido la menor caída en su ocupación, con sólo 1,2%. Así, mientras estos han mantenido la casi totalidad de sus empleos, los inmigrantes del resto de Europa perdieron el 22,1% y tanto los latinoamericanos como los del resto del mundo resignaron casi el 12%. Simplificando, tenemos que durante los doce meses anteriores a septiembre perdió su empleo 1 de cada 14 españoles, 1 de cada 5 europeos no comunitarios, 1 de cada 9 latinoamericanos e inmigrantes del resto del Mundo, pero apenas 1 de cada 83 extranjeros de otros países de la UE.

Nótense dos cosas: i) todos los grupos de inmigrantes pierden empleos, por lo que ninguno de ellos estaría reemplazando a españoles; ii) el grupo de extranjeros que mejor desempeño exhibe es precisamente el único al que no se vincula con empleos de baja remuneración, ya que si bien entre ellos se cuentan polacos, rumanos y búlgaros, también hay alemanes, franceses y británicos.

Al discriminar los datos de inmigrantes ocupados según su origen y sexo, se observa que entre los latinoamericanos, europeos no comunitarios e inmigrantes del resto del mundo, el número de personas con empleo tiene en ambos sexos un descenso más marcado que el correspondiente a españoles. Los recortes más marcados corresponden a los varones de Latinoamérica (caída interanual de 15,7%) y las mujeres de la Europa no comunitaria (-28,1%).

No obstante, el grupo de los ciudadanos de la UE presenta una evolución dicotómica: los varones perdieron un 10,6% de sus ocupaciones (más, incluso, que los españoles, cosa que los equipararía con el resto de grupos de inmigrantes), pero las mujeres procedentes de otros países de la UE ganaron 41.000 empleos, lo que conlleva un aumento interanual de 11,5%.

Esto indica que el subgrupo de mujeres de otros países miembros de la UE sí ha ganado empleos antes ocupados por otras mujeres, aunque no necesariamente de españolas. Sin embargo, no debe olvidarse que las mujeres españoles perdieron 268.000 puestos de trabajos. Esto indica que, aunque consideráramos el improbable caso de que la totalidad de empleos ganados por las mujeres inmigrantes procedentes de otros países de la UE hubiesen correspondido a españolas, el eventual reemplazo sólo explicaría el 15% de los empleos perdidos por trabajadoras nacionales.

Anuncios

Entry filed under: Análisis económico, España. Tags: , , , , , , , , .

Un año de Mi Estrado, un año perdido para España El futuro de las pensiones: unas líneas para quienes no entienden que hay que hacer algo ya

1 comentario Add your own

  • 1. hombredeapie  |  9 febrero 2010 en 10:57

    Hay muchas penas detrás de cada hombre que deja su país y viene a España. Ellos preferirían trabajar allá con sus familias.
    Escribo en el blog
    http://hombredeapie.wordpress.com
    artículos cortos con opiniones y un poco de humor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


febrero 2010
L M X J V S D
« Ene   Mar »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728

Sígue a Mi Estrado en Twitter

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 32.119 seguidores

Feeds

Archivos


A %d blogueros les gusta esto: