“Defender” las pensiones está bien, pero no como quieren los sindicatos

18 febrero 2010 at 12:49 1 comentario

El 9 de febrero escribí un artículo en el que resumía la necesidad de una reforma del sistema de pensiones. De no hacerse, el déficit de la Seguridad Social generaría un esprial de endeudamiento insostenible. Aclarada la necesidad de hacer algo, se abren dos caminos principales. Se intenta arreglar el sistema vigente o se establece uno nuevo. En este artículo voy a referirme a la primera de esas alternativas.

El sistema de pensiones español es del tipo de “reparto”. Esto significa que las aportaciones de las personas en edad activa se “reparten” entre los beneficiarios del sistema. La “solidaridad” entre generaciones (los “jóvenes” pagan las jubilaciones a los “viejos”) es señalada normalmente como la principal virtud (más moral que económica) de este tipo de sistemas.

En la práctica, el “reparto puro” no existe. Por una parte, este implicaría que el valor de las jubilaciones variaría cada mes en función de la recaudación de las cotizaciones y de los cambios en el número de jubilados. En igual sentido, las normas que rigen el sistema (fórmula de cálculo de las prestaciones, etc.), si bien intentan dar certidumbre a los participantes del sistema (¿cuánto tengo que aportar? ¿cuánto voy a cobrar?), al mismo tiempo constituyen una restricción adicional que hace más difusa la práctica del “reparto”.

Por eso, en la realidad, el Estado absorbe los excedentes (como es el caso del actual Fondo de Reserva) o financia los desequilibrios. No obstante, la sostenibilidad del sistema exige, como vimos, prever la evolución de ingresos y egresos. Dentro de un sistema de reparto, cuando se proyecta un quebranto insostenible (lo que ocurre en España ahora), en última instancia, hay dos alternativas que se complementan: bien se incrementan los ingresos, bien se reducen los compromisos del sistema, o bien se combinan ambas opciones, tal como se sintetiza en la tabla a continuación.

El gobierno, en su Programa de Estabilidad 200-2013, estima que cada año que se retrasa la edad mínima para jubilarse, se produce un ahorro anual equivalente a 1% del PIB (unos 10.500 millones de euros, a valores actuales), desde el momento en que el aumento está plenamente implementado. En el mismo documento se señala que, por cada año que se amplía el número mínimo de años necesarios para tener derecho a una pensión, se consigue un descenso adicional en el gasto de 0,2% del PIB.

En tercer lugar, un incremento en 10 años del período considerado para calcular las prestaciones (de los actuales 15 años a 25) permitiría una disminución adicional equivalente a 1,6% del PIB.

Las tres alternativas anteriores, que podríamos llamar convencionales, serían capaces, de manera conjunta, de permitir un ahorro anual equivalente a 4% del PIB. Si bien sería significativo, la magnitud de la brecha a cubrir hace que se trate de medidas útiles pero insuficientes.

Más claramente: si la edad mínima de jubilación se elevara a 67 años, se ampliara también en dos años el período mínimo de cotización para poder recibir una prestación (de 15 a 17 años) y se determinara el valor de las prestaciones en función de los últimos 25 años cotizados (en lugar de los actuales 15), se habría realizado poco más de la mitad del esfuerzo necesario para asegurar la viabilidad del sistema.

A pesar de lo anterior, los sindicatos CC.OO. y UGT llaman a “defender las pensiones” oponiéndose a las medidas anteriores. Las dos “propuestas” sindicales concretas, según puede verse en la web (clic aquí para ver el folleto en pdf), son:

1. Elevar el salario mínimo, para que suban las cotizaciones. Intelecutalmente, esta propuesta es digna de un niño de no más de 6 o 7 años. Lo que no advierten es que, subiendo el salario mínimo, se promueve el desempleo (hay varios artículos en este blog al respecto) con lo que caerían las cotizaciones y aumentaría el gasto en subsidio de desempleo. Es decir, se agravaría el problema que se intenta resolver.

2. Que el Estado ponga más recursos vía impuestos. La “propuesta” es redactada de forma más ambigua: “Mejorar la financiación del Sistema de Pensiones; Culminar la separación de fuentes, de modo que la financiación pública asuma íntegramente, entre otros, los complementos a mínimos”. Esto equivale al problema del “edredón corto”: si me tapo la cabeza, me destapo los pies. Es decir, si el Estado gastara dinero de los impuestos en pensiones, desatendería otros servicios (educación, seguridad, etc.) o aumentaría el déficit, que es lo que se pretende atajar. No descarto que la idea sindical sea precisamente solucionar un problema creando otro, para tener argumentos para protestar.

Si Usted, querido lector, tenía pensado sumarse a las protesatas para “defender” las pensiones, sepa que las propuestas sindicales agravan el problema, lo que requeriría luego medidas más drásticas. Defendamos las pensiones, pero en serio.

Anuncios

Entry filed under: Economía, España. Tags: , , , , , , .

El legado de Zapatero III: una España más corrupta Otro logro: con Zapatero, los bancos son más confiables que el Tesoro

1 comentario Add your own

  • 1. raul gonzalez marquez  |  18 febrero 2010 en 16:31

    cuantos años de cotizacion hacen falta para percibir una pension
    no contributiva – los ultimos veinte años no cotize, los pase en africa haciendo carreteras y puentes, ahora de vuelta a mi querida patria con 65 años me dicen que no tengo derecho a pension de jubilacion.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


febrero 2010
L M X J V S D
« Ene   Mar »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728

Sígue a Mi Estrado en Twitter

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 32.122 seguidores

Feeds

Archivos


A %d blogueros les gusta esto: