UE: la mujer perfecta no existe; el mercado financiero ideal tampoco.

31 mayo 2010 at 12:33 1 comentario

En una reunión de hombres, podría coincidirse en que la mujer ideal debería tener, por ejemplo, la belleza de Julia Roberts, la habilidad en la cocina de Karlos Arguiñano, la destreza física de Venus Williams, la simpatía de Carmen Maura y la inteligencia de Marie Curie.

En una reunión de gobernantes, seguramente acordarían que el mercado financiero ideal sería aquél en el que sus respectivos países pudiesen obtener todo el dinero que les diera la gana, a tipos de interés lo más bajos posibles, que operasen con una mínima volatilidad, con entidades que aceptaran pagar todo tipo de impuestos y cuyos directivos tuvieran salarios menores que los de un ministro.

En la reunión de hombres se aceptaría que la mujer perfecta no existe. Por eso, cada uno se habrá satisfecho con la mejor alternativa que le presentó la vida, uniéndose con su pareja real. En cambio, los gobernantes, exagerando los cambios que pueden realizar con su poder de dictar leyes, parecen no aceptar que el mercado financiero que pretenden no existe. Por el contrario, buscan mecanismos para hacerlos realidad.

En la UE, esta intención se apoya en dos supuestos básicos: i) la crisis actual se debe a la avaricia e irresponsabilidad de los banqueros, por lo que debemos limitar su campo de acción; ii) los banqueros son ingratos pues fueron “rescatados” por los gobiernos y ahora “especulan” y nos “atacan”, intentando cobrar mayores tipos de interés por la deuda pública.

El sistema capitalista se basa en la premisa de que una empresa debe intentar maximizar su beneficio. De lo contrario, sería ineficiente adrede. Desde luego que esa meta debe encuadrarse en el respeto de la legalidad vigente en cada país. No está de más recordar que cuanto mayores sean los beneficios empresariales, mayores serán los impuestos que deberán pagar, por lo que no existe un conflicto entre esos beneficios y la equidad social.

Más importante es resaltar que no en todos los países los bancos fueron “rescatados”. En España ninguna entidad privada ha recibido auxilio alguno. El “FROB” (Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria) tiene un nombre confuso (tal vez a propósito), pues no son “bancos” los que deben reestructurarse, sino las “cajas de ahorro”, que son precisamente donde los partidos políticos han tenido responsabilidad de gestión.

En los casos en que los principales bancos sí debieron ser auxiliados (Reino Unido, Holanda, etc.), incluso con su estatización parcial, los gobiernos, en rigor, se rescataron a sí mismos. El sistema financiero tiene la particularidad de ser el único segmento de actividad que interactúa con todos los demás sectores de la economía. Por eso, si en un país quebraran las principales entidades bancarias se colapsaría la economía. Esto es lo que evitaron los gobiernos. Así como cuando se dota de mejores medios a las fuerzas de seguridad no se busca ayudar a la policía sino a la sociedad, que estará más segura, cuando se evitó la quiebra de algunos bancos el objetivo no era sostener un negocio privado sino evitar el colapso de la economía. Que por imagen o demagogia los gobiernos hayan preferido “comunicarlo” de otra forma, no cambia la esencia de los hechos.

En los últimos días, Alemania suspendió la venta en descubierto de títulos públicos. A nivel comunitario, el “Ecofin” aprobó una directiva que impone más controles a los “hedge funds” y limita la retribución de sus gestores. Hay varios proyectos para crear impuestos específicos para el sector bancario. Con todo ello, es probable que los gobiernos consigan reducir un poco la volatilidad en los mercados, aunque también destruirán riqueza por la reducción de los volúmenes negociados. Además, es seguro que la mayor carga que implican las medidas anteriores repercutirá en los costes de financiación de empresas y gobiernos.

La volatilidad es la expresión financiera de la incertidumbre, es decir, de preocupación. En lugar de intentar ocultar esa muestra de preocupación, más inteligente sería que los gobiernos comprendieran los motivos que la incitan. Por si acaso, los ayudo en esa tarea recordándoles la violación sistemática del Pacto de Estabilidad, la lentitud para realizar reformas indispensables (según los países, las que se refieren al sistema previsional, al mercado de trabajo, etc.), la posibilidad de que se emita deuda de la UE, la reticencia a reducir el despilfarro de recursos que significa la Política Agraria Común (PAC) y un largo etcétera.

Anuncios

Entry filed under: Economía, España, Internacional. Tags: , , , , .

Los mercados castigan a los políticos, pero defienden a los ciudadanos Los funcionarios no deberían ir a la huelga (se les puede volver en contra)

1 comentario Add your own

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


mayo 2010
L M X J V S D
« Abr   Jun »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

Sígue a Mi Estrado en Twitter

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 32.120 seguidores

Feeds

Archivos


A %d blogueros les gusta esto: