Las preguntas que el independentismo no responde

9 julio 2010 at 15:14 1 comentario

Este fin de semana el independentismo catalán se enfrenta a una prueba de alto riesgo. Sus líderes (incluyendo a los del Partido Socialista, que en esta materia se ubica a ambos lados del mostrador) han convocado para el sábado una manifestación para defender la “dignidad” de Cataluña. Un día después, la selección española de fútbol tiene la oportunidad de coronarse campeona del mundo. Parece obvio, menos para los independentistas, que habrá más gente dispuesta a salir a la calle el domingo que el sábado.

Es un gran error arriesgar el prestigio de la “dignidadcatalana de ese modo, al condenarla a un seguro segundo lugar de popularidad respecto del fútbol. Esa mancha, paradójicamente, será provocada por quienes dicen defenderla. Con todo, hay un punto común entre ambas manifestaciones populares: las dos pertenecen en primer lugar al terreno de la pasión.

Muchos independentistas “de buena fe” dirán que no es así. Sin embargo, el (más o menos) solapado proyecto de independencia (de Cataluña, Galicia y el País Vasco por igual) carece de una consistencia formal, por lo que, insisto, no difiere demasiado de la expresión de una pasión, como la que despierta el fútbol, u otra cualquiera.

En el caso particular de los dirigentes independentistas catalanes, que en unas horas se manifestarán: ¿han explicado a sus seguidores que la separación de España supondría la salida simultánea de la Unión Europea? Es cierto que podrían solicitar el ingreso a la misma, pero también es verdad que eso puede demorar más de una década en concretarse. ¿Han calculado el coste económico que para la nueva nación significaría tener que asumir los costes aduaneros por “exportar” a España y al resto de la UE? ¿Han pensado que eso haría que muchos de sus productos dejarían de ser competitivos en España y la UE precisamente por las tarifas aduaneras? ¿Es descabellado pensar que muchas empresas preferirían abandonar Cataluña para marchar al otro lado de la frontera? ¿Cuántos nuevos parados deberían sumar?

¿Y el euro? ¿Creen que podrán continuar utilizándolo? Quiero pensar que en sus planes no está la idea de crear una nueva moneda para devaluarla una y otra vez a fin de poder mantener su cuota de mercado en España. Si fuera así, los catalanes sufrirían una mayor inflación y tipos de interés elevados. ¿Cuáles son sus planes monetarios? Harían bien en hacerlos explícitos.

¿Y las nuevas estructuras “estatales”? Cataluña necesitaría un ejército, embajadas (algunas ya tienen) y consulados. Debería hacer aportaciones a los organismos internacionales que pase a integrar (Naciones Unidas, OCDE, FMI, etc.). ¿Cuánto costaría todo eso a los catalanes? ¿Han aclarado que la independencia significa también mayor gasto y mayores impuestos? Imagino que no pretenderán convencer a nadie con la falacia de que todo eso se pagaría con lo que sobre por no tener que “ayudar más a España”.

Los impuestos ya están subiendo porque la actual estructura autonómica es insostenible. ¿Cómo financiarán un “estado” propio, más grande? ¿O es que liquidarían, por ejemplo, la sanidad pública para ahorrar? Al margen de esto, ¿qué parte de la deuda pública española aceptarán como propia? ¿O es que creen posible separarse del resto llevando sólo “activos” pero dejando atrás los “pasivos”?

La independencia supondría la eliminación del castellano. ¿Cuál es el precio que deberían pagar los catalanes del futuro por no saber hablar español? Más allá de los costes económicos de la implantación definitiva del catalán, ¿es esa la mejor manera de atraer inversores extranjeros?

Podría seguir hasta llenar varios folios con preguntas similares. No creo que ninguna de las anteriores pueda considerarse banal. Por eso, una vez más, considero que el independentismo es, para sus partidarios “de buena fe”, sólo una pasión. Para sus dirigentes, mientras no respondan estas preguntas, puede ser también un negocio, una estrategia de marketing político o tan sólo un capricho.

Anuncios

Entry filed under: España, Política. Tags: , , , , , , .

Reducir el déficit fiscal no tiene por qué disminuir el crecimiento económico Sr. Zapatero: sus decisiones son irresponsables, no sensibles

1 comentario Add your own

  • 1. joseangel  |  9 julio 2010 en 16:30

    Muy bueno.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


julio 2010
L M X J V S D
« Jun   Ago »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  

Sígue a Mi Estrado en Twitter

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 32.120 seguidores

Feeds

Archivos


A %d blogueros les gusta esto: