Por qué NO habrá un “corralito” en España

15 octubre 2010 at 11:59 Deja un comentario

En los últimos meses, en especial en los momentos en que aumenta la tensión en los mercados financieros, ha sido recurrente la especulación sobre la posibilidad de un agravamiento de la crisis que derive en la imposición de un “corralito” en España.

Empecemos aclarando qué fue el “corralito” de Argentina. A finales de 2001 el gobierno argentino había perdido la capacidad de financiarse en el exterior, lo que llevó a poner en práctica el plan “déficit cero”, con duras medidas, tales como el recorte de un 13% de las pensiones y de los salarios de los funcionarios. La esencia de la desconfianza (que se traducía en un diferencial de cerca de 3.000 puntos base -30 puntos porcentuales- entre los bonos de los gobiernos argentino y norteamericano) era que la deuda pública había alcanzado una dinámica que se juzgaba insostenible. Por eso, al mismo tiempo que las medidas de austeridad, el entonces ministro Domingo Cavallo ideó un canje de los títulos de la deuda pública por otros nuevos que, al tener prioridad de cobro sobre otras acreencias públicas (serían “préstamos garantizados”), permitirían una drástica reducción del pago de intereses. Así, las cuentas públicas podrían equilibrarse, la confianza restaurarse e incluso eliminarse las medidas de austeridad más duras.

El canje tenía dos etapas: la nacional y la internacional. La primera se había completado en noviembre de 2001, gracias a la aceptación masiva de bancos y fondos de pensiones argentinos. Sin embargo, la desconfianza no remitía y los bancos sufrían un permanente retiro de depósitos. Fue entonces que surgió la idea de imponer un límite temporal al retiro de fondos de los bancos hasta que se completara la segunda fase del canje de títulos públicos. La idea se filtró a la prensa y el 3 de diciembre de 2001 el matutino Ámbito Financiero la publicó en su portada. El retiro se dinero de los bancos se hizo masivo y con el sistema financiero a punto de colapsar, no hubo más alternativa que establecer el “corralito”. Estrictamente, el mismo limitaba por 90 días el retiro de efectivo de los bancos a un máximo de USD 250 dólares por semana. Sin embargo, la disponibilidad del dinero era total mediante tarjetas de crédito, débito y transferencias (es decir, los usos del dinero que lo mantenían dentro del sistema).

Antes de cumplirse un mes de su entrada en vigor, el presidente De la Rúa fue forzado a dimitir por una conjunción de presiones (peronismo bonaerense, radicalismo alfonsinista, etc.). Las nuevas autoridades optaron por revertir la política económica practicada en los años ’90, reversión que dura hasta nuestros días. En lugar de proseguir con el canje voluntario de títulos públicos, los presidentes Rodríguez Saa y Duhalde prefirieron, respectivamente, declarar el país en cesación de pagos y devaluar salvajemente el peso argentino, agravando todos los problemas que pretendían resolver. El “corralito” fue convertido en un “corralón”, una intervención masiva en los contratos privados: se mantuvieron las restricciones al retiro de efectivo (durarían un año, en lugar de los 3 meses inicialmente previstos), los depósitos en dólares fueron convertidos a pesos a un tipo de cambio inferior al de mercado, etc. Deliberadamente, las nuevas autoridades asignaron al “corralito” y al gobierno anterior los males provocados por las medidas por ellos adoptadas.

Como puede verse, las similitudes entre el contexto argentino de 2001 y el de España de 2010 son, al menos por ahora, escasas. Repasemos:

1. Hay una diferencia básica que se refiere al tamaño de ambas economías y al nivel de desarrollo alcanzado.
2. España tiene aún una elevada calificación de crédito, (AA+, la segunda más alta), mientras que Argentina contaba apenas con una de “B –“ (14 escalones por debajo de la de España y sólo 5 por encima de la cesación de pagos).
3. No existe desconfianza en el sistema financiero español, que cuenta con entidades rentables y solventes, con negocios diversificados geográficamente, algo que no se daba en Argentina. Los problemas de las cajas de ahorro, que en gran medida están siendo resueltos mediante fusiones, no alcanzan para aumentar las semejanzas. En todo caso, bancos y cajas tienen un problema en sus activos (morosidad) pero no en sus pasivos (depósitos).
4. Si bien tanto Argentina en 2001 como España ahora no contaban con la posibilidad de emitir moneda, España sí cuenta con un respaldo financiero amplio por parte del Banco Central Europeo, mientras que Argentina carecía de un apoyo similar.
5. Uno de los detonantes de la crisis fue la negación del Fondo Monetario Internacional a realizar un desembolso al cual se había comprometido: la dirigencia del FMI creyó que “dejar caer” a Argentina serviría de advertencia a terceros países. Aunque más no sea por su tamaño y las repercusiones para la economía mundial, es impensable que alguien tenga interés en “dejar caer” a España.

La conclusión es clara: al día de hoy puede afirmarse que el dinero de los ahorradores está a buen resguardo en las entidades financieras de nuestro país y no hay nada que sugiera la próxima imposición de restricción alguna a la libre disponibilidad de los ahorros.

Anuncios

Entry filed under: Argentina, Economía, España. Tags: , , , , , , , , , , .

Antes que un “Plan B” se necesita un “Plan A” Otra vez Zapatero y sus 177 secuaces

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


octubre 2010
L M X J V S D
« Sep   Nov »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Sígue a Mi Estrado en Twitter

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 32.122 seguidores

Feeds

Archivos


A %d blogueros les gusta esto: