Zapatero aún puede hacer algo bueno por España (pero no lo hará)

21 febrero 2011 at 18:03 Deja un comentario

Desde hace varias semanas viene especulándose con la posibilidad de que Rodríguez Zapatero se presente por tercera vez como candidato a la presidencia del gobierno. Con frivolidad, él mismo incentivó la intriga cuando en el brindis de final de año, ante algunos periodistas, dijo que ya tenía una decisión tomada, que era sólo conocida por su esposa y un dirigente del PSOE.

La existencia del debate genera una incertidumbre que resulta negativa por dos razones. En primer lugar, la aún joven democracia española necesita previsibilidad. Zapatero debería desde hace tiempo haber seguido el ejemplo de José María Aznar y anunciar la autolimitación de su tiempo en el poder a dos legislaturas, contribuyendo a asentar esa costumbre. La incertidumbre que añade  esta cuestión es aún más dañina dado el contexto de emergencia nacional que atraviesa España.

Parece evidente que la prolongación del tiempo en el poder más allá de ocho años ofrece más costes que beneficios. De los cientos de ejemplos, de todos los partidos y regiones, elijo dos por su actualidad. En uno, se hace difícil disociar la exagerada permanencia en el poder del Sr. Manuel Cháves en Andalucía de las redes de clientelismo como la que acaba de descubrirse en relación a los EREs de Mercasevilla. En otro,  los casi 20 años que lleva Gabino de Lorenzo al frente del Ayuntamiento de Oviedo son la clave para entender el férreo control personal que ejerce sobre el PP asturiano. Con tal de no poner en riesgo dicho control, el Sr. De Lorenzo prefirió promover la candidatura de la ignota e inexperta Pérez-Espinosa, antes que aceptar el deseo abrumador de los afiliados (una lista encabezada por Álvarez-Cascos). Así, lo que era una victoria segura se ha convertido en una probable derrota, ampliando además la brecha que separa a los dirigentes políticos de la ciudadanía.

Con todo su capital político dilapidado, Zapatero podría intentar despedirse con una reforma simple pero con un sentido permanente: impulsar una norma que limite el ejercicio de todos los cargos ejecutivos (presidente del gobierno, presidentes autonómicos y alcaldes) a un máximo de ocho años[1]. Dada la proximidad de las elecciones autonómicas, una cláusula transitoria debería establecer que para todos aquellos que repitan cargo se considere que llevan cuatro años en el ejercicio de sus funciones.

Aunque el propio Zapatero quedaría, en virtud una cláusula así, habilitado para presentarse otra vez, debería no hacerlo, con lo que se brindaría a sí mismo la oportunidad de “dar ejemplo”.

Si Zapatero buscara la aprobación de una ley de estas características, no parece que pudiera encontrar muchas resistencias (menos aún después de haber conseguido aprobar, por ejemplo, el congelamiento de las pensiones). Más allá del mayor o menor agrado que en cada partido pudiera despertar un proyecto así, creo que prevalecería la intención de verlo como una oportunidad para reducir la antipatía que la clase política despierta en la sociedad.

A pesar de lo anterior, puede darse por seguro que Zapatero actuará en base a otras consideraciones: esperar los resultados de las elecciones de mayo para definir si tiene margen para “dar pelea” o no. En otras palabras, ni su contribución a una democracia de mayor calidad, ni siquiera los intereses de su propio partido, serán la base de su acción. Por el contrario, sólo prevalecerá el cálculo egoísta de cuál es el mejor camino para “salvar su cara”. Una actuación mediocre en tiempos normales, pero nauseabunda en el marco de la crisis actual.


[1] Parece mejor fijar la duración máxima en término de años para evitar que aquellos que sean elegidos a mitad de una legislatura no pudieran permanecer en el cargo más de ocho años. Quedaría abierto a debate si, una vez transcurridos esos ocho años, la persona de quien se trate podría volver a ocupar el mismo cargo luego de un determinado período o no.

Anuncios

Entry filed under: España, Política, Propuestas. Tags: , , , , , , .

El ajuste de salarios por la inflación explica por qué España tiene más paro e inflación que la zona euro Si intervenir en Irak era malo, ¿por qué hacerlo en Libia sería bueno?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


febrero 2011
L M X J V S D
« Ene   Mar »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28  

Sígue a Mi Estrado en Twitter

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 32.120 seguidores

Feeds

Archivos


A %d blogueros les gusta esto: