Zapatero y Rubalcaba siguen sin comprender el origen de la crisis; qué hacer

8 junio 2011 at 16:25 3 comentarios

Tras casi cuatro años, es necesario repetir que la crisis económica que atraviesa España se debe al endeudamiento excesivo que habían alcanzado familias y empresas, fruto a su vez de los bajos tipos de interés (durante varios años los tipos fueron inferiores a la inflación). Sobre ese fondo, Zapatero y Solbes multiplicaron los riesgos con el aumento del gasto público (cuando Zapatero llegó a La Moncloa, el gasto público comenzó a crecer más deprisa que el PIB).

La crisis financiera internacional, por tanto, no fue la causa de la crisis española. Sí fue el elemento que hizo insostenible el esquema económico instalado por Zapatero, basado en el endeudamiento privado y el aumento del gasto público, generadores de empleo improductivo. Es evidente que la crisis internacional agravó las consecuencias de la crisis local, pero es clave tener en cuenta cuál fue el motivo último de la misma.

Si el sector privado está sobreendeudado, una política económica sensata debería contribuir a eliminar el exceso de deuda. ¿Cómo? Contribuyendo a la generación de mayores ingresos, es decir, facilitando la inversión, la producción y el empleo.

Como Zapatero ni sus ministros comprendieron nunca la naturaleza de la crisis, su respuesta a la misma fue, en primer lugar, aumentar aún más el gasto público endeudando al Estado (Plan E, ayudas a la compra de coches, etc.).

La segunda etapa surgió cuando Angela Merkel y Barak Obama advirtieron los riesgos para la economía mundial del sendero explosivo que había adquirido la deuda pública española. Con la presión de ambos, en la práctica, España se convirtió en una suerte de protectorado. La política económica del protectorado español se limitó a impedir la explosión de la deuda pública, con recortes de gastos (salarios de los funcionarios, congelamiento de pensiones) y aumentos de impuestos. Pero no se ocupó de la esencia del problema económico español que es el exceso de deuda privada.

Es decir que tanto en la primera como en la segunda etapa, la política económica del gobierno entorpeció en lugar de facilitar el restablecimiento del equilibrio patrimonial privado. En lugar de contar con mayores ingresos, el sector privado ha visto reducir su renta disponible, con el agravante de unos tipos de interés crecientes, hecho a su vez potenciado por la mayor prima de riesgo, fruto de la misma política económica imprudente del gobierno español.

En estos días se habla mucho del déficit fiscal de las autonomías, con el razonable temor de que incumplan la reducción prevista del mismo. Es probable que Zapatero, aún más debilitado tras la moción de censura ciudadana del 22-M, sea forzado otra vez desde el exterior a tomar medidas adicionales. Como tanto él como Rubalcaba siguen ignorando la naturaleza del problema económico que enfrentan, es probable que esas medidas extra hagan énfasis, una vez más, en la subida de impuestos. Así, agravarían aún más el problema.

¿Qué es lo que habría que hacer? Ayudar al sector privado a restablecer el equilibrio de su balance se traduce, por ejemplo, en las siguientes medidas que el gobierno seguramente no adoptará:

Eliminar todas las exenciones del IVA y, con su producido, reducir el Impuesto de Sociedades (esto mejora la rentabilidad de todos los proyectos de inversión);

Eliminar todas las restricciones a los horarios comerciales;

Eliminar restricciones a la apertura de farmacias y reducir requisitos de colegiación para ejercer actividades profesionales;

Vender la totalidad de Loterías y Apuestas del Estado, y no sólo el 30%, aplicando todo el dinero a la cancelación de deuda pública;

Hacer lo mismo con todas las participaciones de la SEPI;

Convertir RTVE en una fundación privada fuera del presupuesto estatal. Lo mismo debería hacerse con el CIS y otros entes;

Recortar el gasto público (Alianza de Civilizaciones, etc.) y anunciar el congelamiento de las contrataciones de personal en el sector público;

Con los ahorros anteriores, habilitar una línea de financiación de emergencia para que los ayuntamientos salden sus deudas con sus proveedores;

Equiparar la ley laboral con las de los países más avanzados, simplificando la contratación y el despido, para beneficio de empresarios, trabajadores y parados, que verían aumentadas sus oportunidades de empleo;

Hacer una reforma de pensiones que no postergue la inviabilidad financiera del sistema (como hizo el gobierno), sino que lo haga realmente sostenible.

 

Por supuesto que, más allá de medidas de emergencia como las señaladas, serían necesarios cambios de carácter estructural, como por ejemplo el rediseño del modelo autonómico mismo. Lo importante es destacar que la emergencia nacional que vive España no es ya ni internacional ni tampoco algo que necesariamente deba durar varios años más. Es en esencia la consecuencia de un gobierno plagado de improvisadores, mentirosillos e ineptos, cuya salida será el primer paso en serio para la recuperación de España.

Anuncios

Entry filed under: Economía, España. Tags: , , , , , , , , , , .

Asturias, paraíso “facha” (según el PSOE) Si Rubalcaba tiene algo que ofrecer, el PSOE debería designarlo presidente ya

3 comentarios Add your own

  • 1. miestrado  |  13 junio 2011 en 17:43

    Fran y Pedro, muchas gracias por vuestros comentarios. Intentaré escribir próximamente artículos para argumentar los puntos que mencionais. Gracias de nuevo. Un abrazo, Diego.

  • 2. Fran  |  13 junio 2011 en 16:43

    Muy buen artículo, bien explicada la crisis, estoy de acuerdo con casi todos los puntos, menos con los mismos del comentario 1, que también tiene razón, no hay que malvender, y cuidar al pequeño comercio.

  • 3. Pedro  |  10 junio 2011 en 16:58

    Eliminar TODAS las exenciones del IVA? Creo que habría que matizar, exenciones plenas, arrendamiento de vivienda, y alguna que otra más no se deberían de eliminar.

    Habría que discutir si la reducción del IS afecta más al incremento de inversión o a la reducción de ingresos públicos.

    Eliminar las restricciones horarias, es posible que asfixiara un poco más al pequeño comercio en un momento no muy bueno, no?.

    Y la privatización de empresas públicas, a corto plazo seguro que es un inyección de ingresos genial, pero a largo plazo no saldría más rentable que el gobierno se quede con la empresa?

    Por ejemplo loterías del estado da unos beneficios muy altos, si el gobierno no la vende obtendrá más beneficios a largo plazo que si la mal vende ahora.

    En cuanto a todo lo demás estoy bastante de acuerdo.

    Muy interesante el artículo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


junio 2011
L M X J V S D
« May   Jul »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  

Sígue a Mi Estrado en Twitter

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 32.120 seguidores

Feeds

Archivos


A %d blogueros les gusta esto: