Argentina 1997, ¿España 2015? (aprendamos de los errores ajenos)

13 mayo 2015 at 17:12 3 comentarios

1997 fue un año excelente para la economía argentina. El PIB creció 8,1%; las exportaciones y la inversión lo hicieron aún más. La tasa de paro era del 12,4%, casi 5 puntos menos que en 1996. La inflación era apenas 0,5%. El déficit del Estado se reducía y equivalía a 1,3% del PIB. Era el fruto de la política de reformas y liberalización seguida por Menem desde 1990.

Pese al evidente clima de prosperidad, en las elecciones para renovar la mitad de la Cámara de Diputados de octubre de 1997 el gobierno de Menem perdió. La causa fue “la corrupción” de la que se acusaba al gobierno. En esa época era famosa una frase que un colaborador de Menem habría dicho a unos empresarios: “yo robo para la corona”.

El triunfo correspondió a la Alianza entre la Unión Cívica Radical (UCR, el partido de Alfonsín) y el Frepaso, un nuevo partido de peronistas críticos con el gobierno de Menem. En 1999, la Alianza ratificó su triunfo con la elección del radical Fernando De la Rúa como nuevo presidente. La creencia general era que la tendencia positiva de la economía continuaría (pese a que 1999 fue un año de recesión por la devaluación de Brasil, principal socio comercial de Argentina) y que a eso el nuevo gobierno añadiría “limpieza”.

No había transcurrido ni un año cuando el vicepresidente, Carlos Álvarez, líder del Frepaso, renunció a su cargo acusando al presidente de haber comprado el voto de varios senadores para aprobar una ley. Lo dantesco fue que los ministros del Frepaso se mantuvieron en sus cargos, con lo que la Alianza se rompía y al mismo tiempo se mantenía.

El nuevo gobierno fue inepto en la gestión de la economía. Como todo gobierno socialdemócrata, su primera medida fue subir los impuestos. La recesión de 1999, que estaba siendo superada, recrudeció. Hubo dos cambios de ministro de Economía. A mediados de 2001 Argentina perdió el acceso a los mercados internacionales y ya para ese momento el gobierno era acosado por una “pinza” formada por el ala alfonsinista de la UCR y el peronismo de Duhalde. En diciembre de 2001, tras anunciar el “corralito”, De la Rúa dimitió.

El gobierno de De la Rúa no solo no eliminó la corrupción sino que sumió al país en una crisis profunda, de la que emergió un gobierno provisional liderado por Duhalde. El nuevo gobierno provisional devaluó la moneda, declaró la cesación de pagos y convirtió el corralito (limitaciones a la retirada de efectivo) en un corralón (canje forzoso de depósitos por títulos públicos). La gente, indignada, protestó con los célebres “cacerolazos” y el lema “que se vayan todos” (los políticos).

¿Qué resultó de todo aquello? Que tras Duhalde llegaron los Kirchner. La sensación actual es que corrupción ha aumentado. Gil Lavedra, ministro con De la Rúa, dijo hace poco que “el gobierno de Menem era un paradigma de corrupción, pero éste -Cristina Kirchner- es mucho peor”. La economía, que era lo que se había logrado enderezar en los años ’90, volvió, tras un paréntesis de recuperación debida a factores externos, al estancamiento con alta inflación. Las estadísticas oficiales no son creíbles, pero estimaciones privadas sitúan la inflación en cerca del 40%.

La experiencia argentina puede ser muy útil para España, si quiere evitar los mismos errores, porque muestra que:

  • los que prometen honestidad suelen ser iguales o peores que los corruptos ya conocidos;

  • la corrupción no se limita a los políticos de uno u otro partido: es algo que tiene sus raíces en la propia sociedad y, por ende, cubre a toda la clase dirigente;

  • la estabilidad económica nunca puede darse por alcanzada; hay que trabajar todos los días para preservarla;

  • la demagogia y el populismo son malas consejeras para diseñar una política económica;

  • no es posible reemplazar de una vez a toda una clase dirigente, por mala que sea, por una nueva, supuestamente impoluta.

España tiene una gran ventaja que deberíamos apreciar: aunque con lentitud, el sistema judicial funciona, hay muchos corruptos entre rejas y otros más en vías de estarlo. ¿Quién hubiera creído que un miembro de la Casa Real declararía en los tribunales? No hay impunidad, como sí parece haberla en Argentina.

Que no nos pase como a los argentinos, que por querer castigar a los corruptos, acabaron castigándose a sí mismos.

Anuncios

Entry filed under: Argentina, España. Tags: , , , , , .

¿Cuántos comunistas hay en España? Rápida revisión del programa autonómico de Podemos (quedáis todos avisados)

3 comentarios Add your own

  • 1. Podemismo y kirchnerismo | Freiheitreich  |  16 febrero 2016 en 20:49

    […] 13 mayo 2015 at 17:12 2 comentarios […]

  • […] Source: Argentina 1997, ¿España 2015? (aprendamos de los errores ajenos) […]

  • 3. mifinlandia  |  14 mayo 2015 en 10:19

    Hombre, eso de que los que prometen honestidad son igual o peores que los corruptos es una generalización, de seguro que habrá políticos que de verdad buscan el bien para la sociedad. Ahora, sí que es verdad es que la corrupción está en las raíces de la sociedad hispana. Por ejemplo, muchísima gente, cuando viene el fontanero y llega la hora de pagarle, lo hacen en negro y sin pagar el IVA, claro.
    Saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


mayo 2015
L M X J V S D
« Abr   Jul »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Sígue a Mi Estrado en Twitter

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 32.120 seguidores

Feeds

Archivos


A %d blogueros les gusta esto: