La moneda de una Cataluña independiente

26 septiembre 2013 at 14:36 8 comentarios

Quienes proponen la secesión de Cataluña omiten, como regla general, referirse a las muchísimas cuestiones prácticas que supone construir un nuevo estado. La omisión no es menor ya que del análisis de esas cuestiones prácticas surgen diferencias entre la situación actual de Cataluña y la que surgiría tras una eventual secesión.

Conocer los pros y contras de esos temas prácticos es clave para que cada uno pueda definir su posición. Una de esas cuestiones esenciales es la moneda.

Una Cataluña independiente tendría las siguientes alternativas básicas:

  • seguir con el euro, pero sin la cobertura del Banco Central Europeo;
  • crear una moneda convertible a euros a una paridad fija;
  • crear un banco central con una nueva moneda.

Alternativa A: seguir con el euro sin formar parte del BCE
Seguir con el euro parece la alternativa obvia, ya que en la actualidad todos los precios, salarios y contratos en Cataluña están expresados en esa moneda. Sin embargo, el separarse de España supone automáticamente salir de la Unión Europea, tal como han repetido todos los responsables comunitarios que se refirieron a la cuestión. A su vez, salir de la UE conlleva abandonar el BCE, el Eurosistema (de bancos centrales) y el sistema TARGET 2 para el cobro y pago de transferencias entre países del área.

En los 12 meses previos a agosto de 2012 salieron de la economía española cerca de 300.000 millones de euros. Esa salida de capitales desde España se tradujo, en gran medida, en asientos contables: los bancos españoles tenían un creciente saldo negativo frente al BCE, mientras que los bancos alemanes (entre otros de la zona euro) tenían saldos favorables cada vez mayores. El mecanismo compensador del Eurosistema-TARGET2 amortiguó la salida “efectiva” de dinero, atenuando los efectos negativos de la misma sobre la economía.

Eso no sucedería en Cataluña, que al dejar de formar parte del BCE, quedaría a merced de los movimientos de capitales (cada transferencia hacia un país de la zona del euro implicaría la salida “efectiva” de esos euros). La economía catalana pasaría a ser más vulnerable, o bien deberían imponerse controles de capital para regular sus movimientos. Aún obviando el coste administrativo de los controles a los movimientos de capital, éstos no son “gratis”: derogar la libre circulación de capitales puede suponer, entre otras cosas, un menor atractivo para inversores extranjeros.

Alternativa B: caja de conversión (patrón euro)
En este caso, Cataluña debería crear una oficina que se comprometería a canjear “catalanes” por euros y viceversa. Sería un sistema similar al patrón-oro. La moneda de uso corriente sería el “catalán”, que tendría una paridad fija con el euro (supongamos 1 euro = 1 catalán). Ese respaldo evitaría que la gente huyera de los “catalanes” y aceptara su uso. La ventaja sería que el respaldo podría no ser del 100%, sino, digamos, de al menos el 80%. Ese margen permitiría tener cierto amortiguador en caso de una salida brusca de capitales. El coste es precisamente ese mismo margen, ya que al no ser el respaldo perfecto, la confianza sobre la nueva moneda sería menor. Además, como ha ocurrido en todos los países que utilizaron el sistema de patrón-oro, la paridad puede modificarse. Si se pasa de “1 euro = 1 catalán” a “1 euro = 2 catalanes”, todos los poseedores de “catalanes” habrían perdido la mitad de su dinero, pues necesitarían el doble de “catalanes” para comprar la misma cantidad de euros. El riesgo de cambio de la paridad se traduce en que los tipos de interés en “catalanes” serían mayores que los de euros.

Alternativa C: banco central propio y nueva moneda
Suponiendo que los ciudadanos catalanes aceptaran pasivamente cambiar sus euros por “catalanes”, es (en teoría) la alternativa ideal, pues permite recuperar la política monetaria y cambiaria, atenuando los ajustes de la economía catalana a los cambios en el contexto internacional. Sin embargo, debería pasar tiempo hasta que la nueva moneda tenga una buena reputación. Aunque no puede descartarse en el largo plazo, es difícil pensar que el “catalán” pueda tener en muchos años una reputación similar a la del euro. Esa menor calidad significa, una vez más, tipos de interés más elevados que los del euro.

Por otra parte, la deuda publica catalana y la de las empresas allí establecidas, está denominada en euros. Es previsible que eso siga siendo así por lo menos hasta que pueda constituirse un amplio mercado de capitales en “catalanes”. Durante ese largo período, cualquier pérdida de valor del “catalán” respecto del euro supondrá un mayor peso de la deuda y del pago de intereses.

A pesar de la breve y en extremo simplificada exposición sobre las alternativas monetarias que se abren a una Cataluña independiente, parece evidente que todas ellas son más costosas que la situación actual. De todas ellas se desprenden mayores tipos de interés y una menor seguridad tanto para los ahorros de los catalanes, como para las inversiones extranjeras. De todas ellas surge también una mayor vulnerabilidad de la economía catalana, al menos durante muchos años, que conlleva una aún mayor fragilidad para sus salarios y sus empleos. Todas, consecuencias que se derivan de pasar a tener una moneda de menor calidad que el euro.

Anuncios

Entry filed under: Economía, España. Tags: , .

El gran riesgo que debe evitar Rajoy Sí a los recortes, no al despilfarro

8 comentarios Add your own

  • 1. Gonch  |  16 octubre 2013 en 8:28

    Si Cataluña se independizara por supuesto que quedaría fuera de la UE, pero no por decisión de España, si no por propia decisión de Cataluña, ya que el tratado de adhesión afecta a España y sus territorios. Si Cataluña no lo es, quedaría fuera automáticamente. En cuanto a las aduanas, por supuesto que existirían, y nuevamente no serían aduanas impuestas por España, Cataluña tendría aduanas con el espacio Único Europeo (Francia y España), y para sacar o hacer pasar sus productos por Cataluña no habría ningún problema sin pagar impuestos (TIR, EUR1,EUR2…, al igual que pasa con Suiza), los impuestos sólo se pagan si la mercancía se despacha a libre práctica en aduana de destino. Pero aquí la gente catalana habla demasiado sin saber….

  • 2. Ignasi Albors  |  4 octubre 2013 en 18:47

    En Catalunya nadie duda creo de seguir en el Euro. La mayoría quiere seguir en la UE però si ella no nos deja pues estaremos fuera. Todos perderán. España mucho si se ponen aranceles en una supuesta nueva frontera (la mayoría de sus exportacions salen a Europa por tren o carretera y todas pasan por Catalunya).
    Ayacucho, nuestra idea es pactar, negociar y hacernos responsables del dèficit español que nos corresponda, pero de momento no se percibe mucho ánimo de pacto ni de negociación.

  • 3. gasparsius  |  2 octubre 2013 en 7:56

    Bueno, yo no tengo tan claro que la única hipótesis pase porque queden fuera de Europa, independientemente de que tampoco sabemos a medio plazo si la UE seguirá como la conocemos.

  • 4. miestrado  |  30 septiembre 2013 en 15:40

    Salvador1, explica eso por favor, que no lo tengo nada claro. Gracias!

  • 5. salvador1  |  27 septiembre 2013 en 16:06

    te olvidas de que una Catalunya independiente sería propietaria de aproximadamente un 2 % del Banco Central Europeo.

  • 6. paco  |  27 septiembre 2013 en 11:38

    Seguiran en el Euro? ni de risa. Eso daría “validez” al proceso, y hay muchos países tembando en estos momentos con cuesitones similares.

  • 7. despierta!  |  27 septiembre 2013 en 10:20

    Esto que quiere decir, que los que leemos artículos en Español ¿no debería preocuparnos de la posible independencia porque no les conviene? Pues los independentistas leerán artículos en catalán y no este y francamente creo que les dará igual toda la pobreza del mundo si se libran de España, ha conseguido calar el mensaje de odio tras tantos años de adoctrinamiento.

  • 8. ayacucho  |  27 septiembre 2013 en 0:52

    No nos auto engañemos, seguirán en la UE, en el euro, no pagarán la deuda, que pagará lo que quede de España y seguiremos pagando sus pensiones. España no vetará la entrada de Cat. en la UE y les dejaremos que nos chuleen como hace Gibraltar, los mendigos rumanos ,los negros , Garzón, Maduro, Evo, Bildu, la unesco, Llamazares, sos racismo y toda la canalla antiespañola, que es poderosa y malvada. Espabilar, a los cats les dan risa todas estas advertencias , igual que a los llanitos. Nos quedaremos con la cara de tonto como cuando se perdió Cuba, tardeee

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


septiembre 2013
L M X J V S D
« Jul   Oct »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30  

Sígue a Mi Estrado en Twitter

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 32.120 seguidores

Feeds

Archivos


A %d blogueros les gusta esto: